Sobre las instrucciones para la realización de actividades de contenido no curricular

Desde APOEMUR queremos manifestar nuestro desacuerdo con las instrucciones para la realización de actividades de contenido no curricular publicadas recientemente por la Consejería de Educación, Juventud y Deportes.

Ante los acontecimientos ocurridos en la última semana, que ha llevado a la Consejería de Educación, Juventud y Deportes a redactar la instrucción Instrucciones para la realización de actividades que, por su contenido no curricular, no forman parte de las programaciones docentes de las distintas áreas, materias, ámbitos o módulos, impartidas por personas ajenas a los centros educativos” (podéis descargarlas desde este enlace), APOEMUR quiere manifestar su desacuerdo pues de la misma se deriva una delegación de carácter voluntario a las familias, con respecto a gran cantidad de actuaciones recogidas en el Plan Acción Tutorial de cada centro y en otros Programas de centro.

Como Profesionales de la Orientación Educativa, exponemos que desde la Educación es necesario promover acciones que se concreten, entre otras, en las siguientes líneas de intervención, extraídas del último Comunicado de COPOE* contra la violencia sexual fechado en mayo de 2018, a modo de principios de actuación:

  1. Prevención: es imprescindible promover el desarrollo de programas de educación afectivo-sexual en todas las etapas educativas para que las personas aprendan a vivir la sexualidad de forma saludable, desde el respeto y valoración de la diversidad, disociando de la sexualidad toda muestra de coacción, agresión o violencia.

  2. Inclusión: es imprescindible mantener la perspectiva de la inclusión en todas las actuaciones del sistema educativo. Inclusión para vivir juntos y que cada persona encuentre su lugar en el mundo, sin prejuicios, ni faltas de respeto. En el sistema educativo no hay sitio para las actitudes violentas relacionadas con el machismo, racismo, homofobia, transfobia o cualquier tipo de discriminación que vulnere los derechos de las personas. Un mundo de bienestar necesita de la sensibilización de todas las personas ante este tipo de actitudes para que puedan reconocerse e intervenir ante ellas”.

Desde los principios de Prevención, Normalización e Inclusividad se entiende que las actuaciones educativas previstas en la ley no pueden en ningún caso ser dejadas al libre albedrío y depender del consentimiento familiar, pues en muchas ocasiones son los más necesitados de esta educación los que no consienten escucharla.

Por otro lado, ¿se desprende de dichas instrucciones que las temáticas que hacen referencia a estos principios [educación sexual, emocional, inteligencias intrapersonal e interpersonal, prevención de conductas violentas, acoso, trastornos de la alimentación, prevención del consumo de alcohol y otras drogas, adición al móvil, uso y abuso de redes sociales,…] deben ser impartidos sólo y exclusivamente desde la labor tutorial del docente? ¿O, como no existe un currículo explícito al respecto, también los docentes tendrán que pedir autorización a las madres y padres de sus alumnos? ¿Qué ocurrirá cuando esas autorizaciones no lleguen? ¿Qué hacemos con ese alumnado? ¿Quién será el responsable de su “no educación”? ¿Qué pasará cuando ocurra un incidente grave en nuestro centro, (como de hecho ya ha acontecido) y nos soliciten explicaciones sobre cómo hemos trabajado la prevención? ¿Qué ocurrirá cuando en el origen de un suicidio esté el hecho del no reconocimiento de su identidad sexual, o el hecho de estar recibiendo acoso por homofobia, y el alumnado implicado no haya “querido/podido” recibir esa educación prevista en la ley como medida preventiva?

Para el apoyo a la labor tutorial son muchas las Asociaciones, así como los colectivos de profesionales [como la Policía municipal, la Guardia civil, enfermeros, trabajadores sociales y otros profesionales expertos], que colaboran con nuestros centros para desarrollar actuaciones y profundizar con garantía de profesionalidad, en estas temáticas, con el fin de alcanzar los objetivos marcados en nuestros documentos de Centro: PAT, POAP, Plan de convivencia,… todos los cuales forman parte del Proyecto Educativo y/o del Plan General Anual aprobado legalmente en cada centro por sus órganos colegiados: Claustro y Consejo escolar ( este último con la participación de padres/madres).

Desde APOEMUR entendemos que sólo desde una prevención primaria (antes de que aparezca el problema), con todo el alumnado, se puede contribuir a prevenir y evitar una extensa gama de trastornos crónicos de índole tanto personal como social; y consideramos que la Consejería de Educación, Juventud y Deportes debe GARANTIZAR EL DERECHO DE TODO EL ALUMNADO a recibir dicha formación preventiva, sin discriminación por razones de disposición y/o disponibilidad de la familia.

No hace falta más que escuchar un noticiario o leer la prensa para comprobar que nuestra sociedad paga un coste muy alto por los casos de intolerancia, homofobia, xenofobia, violencia de género y suicidios, que podrían haber sido evitados con una adecuada educación preventiva e integral desarrollada por profesionales expertos.

Desde APOEMUR, como profesorado especializado en Pedagogía, Psicología y Psicopedagogía, MANIFESTAMOS NUESTRO PROFUNDO DESACUERDO CON LAS INSTRUCCIONES de referencia, ya que implican, no solo burocratizar aún más el ya de por sí abundante trabajo administrativo de la profesión del docente, sino impedir, o en todo caso dificultar la labor tutorial en el desarrollo de actuaciones educativas para poder PROPORCIONAR Y GARANTIZAR UNA ADECUADA EDUCACIÓN INTEGRAL PARA TODO EL ALUMNADO DE TODOS Y CADA UNO DE LOS CENTROS DE LA REGIÓN.

Los temas que se tratan en los centros desde la Acción Tutorial son temas transversales sobre los cuales no se han especificado estándares de aprendizaje en nuestro actual sistema normativo, pero resulta incuestionable afirmar que son el eje vertebrador de una SOCIEDAD SALUDABLE en sus vertientes psicológica, biológica y social.

A partir de todo lo anteriormente expuesto, observamos que nuestra Administración incurre en contradicciones y limita nuestra capacidad de actuación cuando, por un lado legisla normativa [como la Resolución del 13 de noviembre de 2017, sobre la mejora de la convivencia, entre otras normas], y por otro lado, dificulta la realización de programas cuidadosamente impartidos por diferentes Profesionales expertos y Asociaciones especializadas que colaboran en nuestros centros garantizando el apoyo complementario a nuestros docentes en la adecuada formación de todo el alumnado, sobre temas de actualidad que tratan la prevención e inclusión como principios promulgados a su vez por la misma Administración.

Es importante destacar que la colaboración de la FAMILIA es un pilar esencial en la educación de nuestro alumnado, y proporcionar canales de comunicación y de coordinación entre la familia y la escuela resulta fundamental para lograr una adecuada educación integral del alumnado. También cabe destacar que la libertad de elección de los centros implica que nuestras familias comparten nuestro ideario de centro y colaboran con nosotros para seguir trabajando en la garantía responsable de su adecuado cumplimiento.

Dado que los temas que se trabajan en este tipo de actividades educativas son adecuados para todo el alumnado y se ajustan a la norma, no entendemos por qué debe solicitarse autorización expresa para dichas actividades, y por qué se debe privar, a todos los que no dispongan de autorización, de la garantía y el derecho a recibir una formación integral en aspectos tan esenciales para crecer como personas concretas, completas, capaces de generar un pensamiento crítico y reflexivo con lo que les rodea y poder decidir en consonancia de forma responsable.

Todos los cambios acontecidos esta semana a raíz de las instrucciones dictadas por la ya mencionada Consejería solamente para atender a un colectivo de padres, se han producido de manera inexplicable sin siquiera consultar a los responsables y profesionales de centros educativos. Desde APOEMUR no entendemos cómo es posible que esta Consejería imponga, de forma unilateral y no prevista en la ley, un cambio tan drástico en el procedimiento de actuación sobre actividades educativas que garantizan el derecho de TODO su alumnado a recibir una adecuada educación en valores.

*APOEMUR está integrada en COPOE (Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España).

  • Download Freewww.bigtheme.net/joomla Joomla Templates Responsive

    Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar sus servicios. Al continuar la navegación, estás aceptando el uso de cookies. Más información